Imprimir 
Detalles: | Publicado: 17 Septiembre 2014 | Visto: 6711




Justicia para Denis Vladimir Rivas Ramírez, estudiante de 5° año de Arquitectura de la Universidad de El Salvador, estudiante becado de la Parroquia San Francisco de Asís en Mejicanos, el CIS y la Iglesia de St. Peter en Kansas City, asesinado el 2 de septiembre de 2014.

d

 

Datos Generales de Denis

 

Denis Vladimir Rivas Ramírez nació el 16 de febrero de 1991, provenía de una familia humilde de la comunidad San Judas en Mejicanos y llevaba una vida ejemplar.   Vivía con sus hermanas menores Diana y Elsy, junto a su padre y madre, quienes eran originarios de Ilobasco, Cabañas. Denis fue siempre amable y considerado con los demás y tenía siempre una tranquila y sincera sonrisa.  Trabajaba con el grupo de jóvenes de la Parroquia San Francisco de Asís, ayudando a las/los jóvenes en alto riesgo para evitar que se involucraran en la violencia generalizada en la zona o que fueran víctimas de la misma. En su tiempo libre le gustaba jugar fútbol con sus amigos.  Al momento de su asesinato, Denis estaba concentrado en su último año de estudios para obtener el título de Arquitecto en la Facultad de Ingeniería y Arquitectura de la Universidad de El Salvador y había avanzado al nivel intermedio de inglés en el CIS, en donde había estudiado los últimos 2 ½ años. 

Denis llegó a nuestras vidas en el CIS cuando fue admitido a nuestro programa de becas en Mejicanos, en asociación con la parroquia San Francisco de Asís, de Mejicanos, y la Iglesia de St. Peter en Kansas City, Missouri.  Denis tenía un enorme deseo de aprender, pero carecía de los recursos necesarios para continuar su educación superior.  Recibió nuestra beca debido a sus formidables capacidades de liderazgo y su dedicación a compartir con su comunidad; por lo mismo, más tarde fue seleccionado para representar al Programa de Becas del CIS en una visita a la Iglesia de St. Peter en Kansas City en 2013.  El aprovechó sus oportunidades con el CIS para visitar otras comunidades salvadoreñas, como Cinquera durante el encuentro de becados y becadas del CIS, y la Isla Tasajera para visitar la cooperativa de mujeres junto con una delegación de St. Peter. Igualmente participaba en las clases de inglés en el CIS.  Denis tenía un brillante futuro, y era de mucha inspiración y esperanza para su familia, su parroquia, su parroquia hermana en EE.UU, el CIS, así como para sus compañeros y compañeras en la Facultad. Su vida fue un símbolo de esperanza para la juventud en las zonas de alto riesgo del país, así como para las y los jóvenes de escasos recursos económicos. 

 

La Noche de su Desaparición

 

El martes 2 de septiembre, después de sus clases en la Universidad, Denis se quedó hasta tarde para jugar fútbol en el Complejo Deportivo de la Universidad.  El ciclo de inglés del CIS había finalizado la semana anterior – en donde Denis pasaba generalmente los lunes, martes y jueves hasta la 7 p.m. El partido de fútbol con sus amigos terminó alrededor de las 5 p.m., pero Dennis se quedó más tarde para jugar con profesores de la Universidad.  Después, como de costumbre, caminó hasta la parada de buses que queda cerca del Complejo Deportivo, que es la misma parada donde él abordaba el bus cuando salía del CIS.   Generalmente, él tomaba la ruta 44, 31 ó la 9 hasta la parada de la colonia Santa María, en Ayutuxtepeque, y caminaba desde allí, por la calle que conecta Ayutuxtepeque con la calle principal hacia Mariona. Su casa está ubicada cerca del Centro Pastoral Octavio Ortiz, muy cerca del punto de buses de la ruta 2-A.   Denis no tenía su DUI –documento de identidad- cuando fue encontrado. La gente especula que quizás los pandilleros le pidieron ver el DUI y que lo mataron al ver que vivía en una zona controlada por otra pandilla. Los miembros de pandillas matan alguna(s) persona(s) como parte de su iniciación en la pandilla y llevan el DUI como trofeo.  Dennis fue asesinado con proyectiles de arma de fuego y, presumiblemente, murió inmediatamente. Su cuerpo fue encontrado en la calle que conduce a la planta Nejapa Power, cantón El Angel, Apopa, San Salvador. Por haber sido despojado de su DUI, fue registrado por Medicina Legal como desconocido en la morgue de Apopa a las 3:40 a.m. del miércoles 3 de septiembre. Al día siguiente, jueves 4 de septiembre, fue identificado por miembros de su familia y estudiantes que lo andaban buscando. 

 

La Realidad Salvadoreña

 

Lamentablemente, la realidad en El Salvador es que uno no puede ir de un vecindario a otro en zonas de alto riesgo sin obtener permiso primero.  Durante el último año y ½, por ejemplo, el programa de becas del CIS en Mejicanos ha tenido que reunirse en 8 lugares diferentes para evitar que las/los jóvenes tengan que cruzar a zonas “prohibidas”.  Mientras el CIS puede garantizar la protección en las comunidades locales cuando hay delegaciones o extranjeros que visitan El Salvador, la realidad es muy diferente para la gente que vive aquí, y especialmente para que las/los jóvenes puedan movilizarse libremente de un vecindario a otro.   La gente que viaja en los autobuses, generalmente es víctima de robos.  Además, miembros de pandillas regularmente suben al autobús y arengan a las personas diciéndoles que no les robarán sus pertenencias si cada persona les da un dólar, o más.  Y como las rutas de autobuses son controladas por diferentes pandillas y los conductores casi siempre son obligados a pagar "renta" o extorsión, dichos conductores son asesinadas si no pagan la "renta," o por la pandilla rival. La población civil a menudo se ve atrapada en el fuego cruzado.  La gran mayoría de las/los salvadoreños depende de los autobuses para su transporte, ya que los precios de los vehículos y  la gasolina no están a su alcance debido a sus pobres salarios.   Nosotros nos hacemos esta pregunta: si los hijos e hijas, nietos o parientes de las/los legisladores –una clase privilegiada– tuvieran que viajar en el autobús todos los días, ¿existiría la misma inseguridad?              

 

Qué hacer?

 

Por supuesto que hay mucho que hacer –se necesita desarrollar políticas y aumentar la inversión en programas de desarrollo humano, trabajos, educación y recreación, para que las/los jóvenes tengan un futuro en El Salvador. Se necesitan programas de seguridad que no se basen únicamente en la represión– que se realicen verdaderas investigaciones, que se aporten pruebas y se les dé el castigo que merecen.   Más de treinta años de políticas estadounidenses en la zona, en componendas con la élite adinerada de El Salvador, han fortalecido las dictaduras militares y han apoyado políticas económicas dañinas para las mayorías pobres, como CAFTA, el Fondo del Milenio y la privatización de servicios públicos.  Estas políticas principalmente benefician a la misma élite adinerada y no generan salarios que permitan a la gente vivir con dignidad. La guerra a las drogas se basa principalmente en la represión y la venta de armas, pero no pone fin al principal mercado de consumidores en los EE.UU. Las políticas de inmigración en EE.UU. han separado familias y las han llevado a su desintegración. Todo esto convierte a la región en terreno fértil para las pandillas y todo tipo de delincuencia, contribuyendo así a este círculo vicioso de violencia. 

 

Junto con otras organizaciones de defensa de los Derechos Humanos y comunidades, el CIS está trabajando en un plan de acción, pero queremos pedir a nuestros hermanos y hermanas que viven fuera de El Salvador el siguiente apoyo en nombre de Denis:

 

  1. Escribir una carta al Director de la Policía Nacional Civil, al Ministro de Justicia y Seguridad Pública, y al Presidente de la República para pedirles:

 

 

En las cartas debe predominar la calidad, en vez de la cantidad –bien escritas en español, de parte de profesores, líderes religiosos, políticos u otras personas con liderazgo en su comunidad. Las cartas deben enviarse en papel membretado y firmadas, con copia a:

 

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Ministro de Justicia y Seguridad Pública, Benito Antonio Lara Fernández

 

Ministerio de Justicia

 

Alameda Juan Pablo II y 17 Ave. Norte

 

San Salvador, El Salvador

 

Fax: 011-503-2281-5959

 

E-mail -  Cesia Flores:   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Comisionado Mauricio Ramírez Landaverde

 

Director Policía Nacional Civil

 

Fax: 011-503-2527-1144

 

E-mail  – Guadalupe Coto:   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

(su dirección es la misma del Ministro de Justicia)

 

Honorable Señor Presidente Salvador Sánchez Cerén,

 

Presidente de la Republica de El Salvador.

 

Casa Presidencial

 

Alameda Doctor Manuel Enrique Araujo No. 5500

 

San Salvador, El Salvador, Centroamérica

 

Email  - Dora Ligia Iraheta:   Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

  1. Aquellas personas que quieran apoyar oportunidades de estudio para jóvenes como Denis pueden hacer una contribución deducible de impuestos a nombre de Denis para el Fondo de Becas del CIS (o al Fondo de su iglesia local o de su comunidad si ya tienen un programa local que apoye el programa de becas de alguna de las comunidades del CIS). Dicha donación dará la oportunidad para que más jóvenes puedan estudiar y tengan las herramientas para desarrollar políticas públicas y programas en favor de las mayorías.  El CIS proporciona una beca que promedia los $300 para que pueda estudiar bachillerato por un año, y un promedio de $1,000 por año para asistir a la universidad –estas cantidades pueden variar dependiendo de la ubicación de su comunidad y costos de transporte hacia su centro de estudios.  Las donaciones deducibles de impuestos pueden hacerse a nombre de:  LOS OLIVOS CIS/ PO BOX 76 / WESTMONT, IL 60559 o en línea: http://cis-elsalvador.org/index.php/en/donate

 

San Salvador, 9 de septiembre de 2014.